Continua disminuyendo el consumo de bebidas azucaradas

El impuesto a las bebidas azucaradas en 2015 generó una reducción mayor a la obtenida en 2014 al pasar de 6% a 8%.

En 2014 con la entrada en vigor del impuesto a las bebidas azucaradas de $1 por litro como parte de las políticas públicas de prevención de obesidad, al menos tres estudios (1,2,3) confirmaron de forma independiente que los mexicanos redujimos por ello en promedio un 6% nuestro consumo de refrescos. Esto es poco más de 4 litros por habitante al año, equivalente por ejemplo a tomarte 7 refrescos de 600ml menos (4).

Recientemente, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) dio a conocer que esta reducción continúo durante 2015, pasando del 6 al 8% con respecto a 2014 (5).

Estas son muy buenas noticias, sobretodo porque el estudio dio seguimiento directamente las compras de bebidas azucaradas de 50,000 hogares entre 2012 y 2014, a diferencia de los que emplean la datos crudos de ventas de las refresqueras o los agregados de las Encuesta Mensuales de la Industria Manufacturera, que requieren un cuidadoso tratamiento previo por su estacionalidad, factores de actividad de nuestra economía y crecimiento de nuestra población.

¿A cuánto equivale esta reducción a dos años del impuesto? Para que tengas una idea…

¡Tan sólo lo que dejamos de tomar es igual a lo que un país como la India consume en total en esos mismos dos años! (6)

Se trata de un logro muy importante. En México tenemos uno de los más altos consumos de bebidas azucaradas del mundo, principalmente refrescos. Desgraciadamente, también tenemos los índices de sobrepeso y obesidad más altos del mundo (7,8) ; casi 3 de cada 4 adultos de ambos sexos y 1 de 3 infantes, niños y adolescentes de 2 a 18 años padecen ambas. Somos también el primer lugar en la prevalencia de diabetes — 16% — de los países que forman la OCDE (8,9). El consumo de refrescos representa cerca del 70% del consumo de azúcares añadidos en la dieta de los mexicanos (10). La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado de manera concluyente que el consumo de bebidas con elevado contenido de azúcar, son nocivos a la salud. El organismo sitúa el valor recomendable del impuesto a las bebidas azucaradas en un 20%, es decir el doble del actual (11).

La relación entre estos problemas de salud y el consumo de bebidas azucaradas está ampliamente documentada. Las consecuencias para un país con nuestra población pueden rebasar las capacidades del Estado para atenderlo 12. Reducir su consumo nos es indispensable como país y como personas que deseamos cuidar nuestra salud.

Reduce tu consumo.